Desde mi infancia, mi intención ha sido ser capaz de entender el lenguaje de los caballos e interpretarlo correctamente.

Así, mi vida se ha desarrollado entre caballos, practicando varios estilos de doma, tanto en el rancho familiar, como en diversos centros ecuestres, donde continúe adquiriendo conocimientos del entrenamiento de caballos jóvenes, caballos con «problemas» y principalmente sobre la comunicación entre ser humano y caballo, todo ello basado en los antiguos métodos tradicionales utilizados por los vaqueros californianos.

El resultado fue la preferencia por la doma natural, en donde la comunicación amable y la confianza son primordiales.

Durante estos años, siempre tuve presente el crear un lugar donde unos y otros vivan en su propia naturaleza, y donde poder desarrollar el potencial de tan asombrosa relación, el resultado fue SON CAVALLS.

 

– Tamara Scholz –